Juanín, durante la entrevista en el programa 'Estació Camp Nou' de Barça TV / FOTO: ÀLEX CAPARRÓS - FCB

El curso pasado Juanín García se convertía en el máximo goleador de la historia de la Liga Asobal y de la selección española. Juanín, que asegura que no controla sus números y que es consciente de sus récords gracias a la prensa, explica a Barça TV que "para mí es un hecho secundario, yo veo el balonmano como un deporte colectivo".

Y añade: "Lo más importante es levantar títulos, eso es lo que me motiva". El jugador ha conseguido ya dos Ligas Asobal y una Liga de Campeones con el Barça, entre otros títulos. Y es que el balonmano es su gran pasión. Él empezó a practicar en la escuela de su ciudad, León, donde algún entrenador le llegó a decir que con su físico tendría poco futuro: "Me tuve que esforzar mucho, más que los demás". Y, finalmente, el esfuerzo dio sus frutos, ya que supo explotar las virtudes que le han llevado a ser el mejor extremo izquierdo de la Liga.

Espera un futuro vinculado al balonmano

Con 34 años sigue rindiendo a un alto nivel. Ésta es su séptima temporada en el Club, donde llegó el verano de 2005 procedente del Ademar de León, equipo en el que se formó y debutó como profesional, y, tras 17 años de carrera, Juanín no piensa aún en su retirada: "Tengo contrato de un año ampliable a otro, y mi intención es seguir, pero eso depende de terceras personas". Asegura que físicamente se encuentra bien, de hecho, las lesiones siempre han respetado a este jugador, que ve su futuro vinculado al deporte: "Me gustaría poder seguir haciendo algo relacionado con el balonmano".

Y por eso hace un año se sacó el título de entrenador nacional, porque quiere estar preparado cuando llegue el momento de colgar las botas, y porque es consciente también de que compaginar el deporte profesional con la formación intelectual le puede abrir puertas interesantes una vez finalice su etapa como jugador: "Cuando ya no juegas, el sueño se acaba y empieza la realidad, o sea que tienes que preparar para que el cambio no sea tan duro" .

León, la pesca y dormir, sus pasiones

De momento Juanín disfruta de la pista como si cada momento fuera el último, con las mismas ganas que el primer día, lo que le ha aportado muchos reconocimientos. Es un jugador admirado por todos y sobre todo en León, la ciudad donde nació y donde todavía hay una peña que lleva su nombre. Juanín es un enamorado de su tierra, que siempre tiene presente, y suele lucir camisetas que reivindican su ciudad natal: "Soy un poco pesado con el tema de León, siempre hablo de eso".

Si León es una de sus grandes pasiones, la otra, es la pesca: "Me gusta pescar en el río, pero aquí, en Barcelona, no puedo practicar mucho". "¿Dormir?, Tengo fama de dormir mucho, pero mis compañeros también", asegura después de que ha sido su compañero de habitación, Albert Rocas, quien reveló esta última afición de su compañero, un hombre de vestuario, de otra parte, que se adapta muy bien a las bromas y los comentarios de sus compañeros

El detalle de Sorhaindo

Uno de los objetos más preciados que guarda Juanín es la camiseta que su compañero de equipo Sorhaindo lució en la final del Mundial de Suecia del pasado mes de enero. Francia fue la campeona del mundo y la selección española quedó en tercera posición. El jugador francés del equipo azulgrana quiso tener un detalle con Juanín, que se había quedado a las puertas de la final: "Me la dio nada más acabar el partido, y me hizo mucha ilusión. Cedric es un compañero fantástico, tuvo un gran detalle conmigo".